• Create an account
    *
    *
    *
    *
    *
    *
    Fields marked with an asterisk (*) are required.

Artículos

Justificación

itrademyway surge como una alternativa a los modelos clasicos de inversión , este sistema de trading fue ideado para obtener mayores rentabilidades disminuyendo al maximo la exposición al riesgo.

Las gráficas nos ayudarán a comprender los mercados, -aunque, ¿quién puede medir las emociones de las personas, sobre todo las más básicas (Optimismo vs Pesimismo)?. La solución a ésta y otras preguntas es nuestra especialidad!


Los mercados financieros son arriesgados, y pensar en los buenos resultados antes de estudiar concienzudamente los riesgos es una temeridad. Entender ese riesgo desde el inicio es fundamental para alcanzar el equilibrio psicológico y el buen proceder.

Fotolia 38089049 XS-2Los analistas de la información económica suelen convocar regularmente consensos colectivos, mediante la propagación de mensajes y noticias con el objeto de encontrar respuestas colectivas en masa, que sustenten sus afirmaciones. Algunos de estos ejemplos son los famosos puntos de soporte y resistencia. Quién no se ha dejado seducir por estos arquetipos, ó quién no ha esperado a que estos valores se presenten para abrir alguna posición en un sentido u otro, y así someterse a situaciones claramente en contra pero con una certeza casi ciega de que ocurrirá justo lo prometido. Lo cierto es que algunas veces aciertan, pues el poder del consenso general puede más que la naturaleza del mercado en sí misma, aunque esto solo sea por un espacio de tiempo determinado.

Pero ¿qué es lo que ocurre en realidad? ¿Por qué se produce un rebote brutal cuando en efecto el consenso así te lo ha sugerido? ¿Porque aciertan? En condiciones normales sería imposible que esto ocurriera, y lo más frustrante es que los gráficos (según la temporalidad en la que te encuentres) lo respaldan; Personalmente creo que hay algo que no termina de estar muy claro y resulta un poco engañoso. La democracia es justa siempre y cuando todos los participantes tengan un nivel razonable de educación; sino serán la masa crítica necesaria para acometer con un resultado que solo interesará a unos pocos privilegiados.

El problema de estos métodos radica en la magnitud con la que se realiza la difusión del mensaje, es decir, es necesario que todos estemos de acuerdo en que en dichos puntos de apoyo ocurrirá justamente lo que se ha venido anunciando, y como es lógico apostemos la cantidad necesaria para conseguir un volumen adecuado y así conseguir generar un movimiento en el precio. La cuestión es que existen muchas variables y el método no es del todo reproducible, en momentos concretos la gente puede responder al llamado del consenso pero no hay suficientes fundamentos como para desarrollar un sistema de trading.


La gestión del riesgo no se puede basar en puntos de referencia, nuestro dinero no debe ser el volumen de negocio que esperan alcanzar las grandes compañías para obtener más rentabilidad; nuestro dinero no puede ser el sustrato necesario para que los manipuladores de la información ejerzan sus estrategias y obtengan lo que no se merecen.

Los Mercados financieros son caprichosos y esto los convierte en muy arriesgados. Éstos son además sensibles a las tendencias que a veces caracterizan a la economía. Por poner un ejemplo, los mercados tienen estados que se prolongan para el bien de unos y se ceban con el mal de otros si es preciso. Esto les confiere una personalidad que en momentos determinados sale a relucir; otro ejemplo, imaginemos el modo en que reaccionaria un grupo de personas con antecedentes y motivaciones similares frente a un acontecimiento en particular, lo más probable es que existan similitudes en el comportamiento y en el tipo de decisiones que se toman, es decir, no importa el impacto que pueda llegar a tener una noticia en un momento dado, la construcción del proceso de respuesta puede presentarse con una intensidad variable, pero la forma seguirá siendo la misma. 

iStock 000008855623XSmallEs como un patrón de conducta que se reproduce a distintas magnitudes según la situación en que se encuentre, un modus operandi característico que se manifiesta a diferentes intensidades. Los patrones de comportamiento habitualmente son los mismos, lo único que cambia es la magnitud de las reacciones que se llevan a cabo dentro de ese comportamiento.

Creer que los títulos de una compañía se mueven gracias al azar es desconocer abiertamente la fisiología de los mercados. Esto mismo aplica a los que creen en los milagros; no hay más que ver el poder de miles de personas decididas a movilizase en estampida hacia una dirección concreta; para cuando se les convenciera de lo contrario ya sería demasiado tarde.


Los inversores más experimentados reconocen al inicio de una sesión cuál es el lado de la cuerda que mas decisión tiene, y entienden que es muy probable (al margen de los vaivenes del día) que continué así durante los momentos claves del resto de la sesión. La intuición y el pensamiento emocional son fundamentales, pero esto solo se adquiere con la experiencia de muchos años de trabajo y estudio.

Los momentos de agitación fuertes del día son relativamente fáciles de identificar, ya que son personas en su mayoría (también hay sistemas informáticos que operan por si solos) las que están dibujando el desarrollo de la jornada ,y como tal, tienen costumbres y comportamientos iguales que las de cualquier otro ser humano; desde primera hora de la mañana hasta el final de la jornada es normal seguir una serie de pasos, una secuencia de acciones que con el tiempo se transforman en hábitos. Si además de todo consideramos la actitud como instrumento decisorio, podríamos llegar a condicionar nuestra manera de proceder durante el resto del día.

Fotolia 36275456 XSVisto de otra manera, si el punto de partida estaba gobernado por una sensación de apatía o poca motivación, el motor de buena parte de nuestras acciones tendría como base dicha emoción; tal es que si nos viésemos obligados a participar de una situación, cuya exigencia fuese mayor de lo habitual, lo mas probable es que la fuerza necesaria para llevar a cabo ese proceso fuera en consecuencia insuficiente. Por eso, es fundamental conocerse a si mismo lo suficiente como para identificar estos comportamientos a tiempo, antes de enfrentarnos a los cambios y adversidades que el escenario en cuestión nos demanda.

En condiciones normales, lo que se ha mencionado suele suceder en la mayoría de los casos, salvo que ocurra algo sustancialmente relevante, capaz de romper con la rutina del cuerpo y la mente, que a su vez provoque un cambio en nuestro estado basal y transforme de forma temporal nuestra manera de actuar. Como ya se ha mencionado anteriormente, el desempeño global dependerá del punto de partida desde el cual se generó la energía inicial, tan fuerte y poderosa que cualquier estímulo ajeno a esa voluntad terminara como un mero hecho poco trascendental; recordemos el ejemplo de los dos equipos tirando de la cuerda en direcciones contrarias, ambos con una misma finalidad, arrastrando al contrario a su terreno. Éste es el punto máximo de actividad que tendría esa jornada seguramente, pero alguno de los dos lados obtendría lo que desearía, ya sea porque cuente con esa actitud de la que hablábamos antes o porque estuviera más decidido y así lo pensarían el resto de sus integrantes. En este momento es cuando se definiría el más fuerte, el que seguiría teniendo la misma contundencia durante los momentos claves del resto del día. En estos momentos es cuando realmente se ganaría o se perdería todo.


manos 2

Las primeras horas de la mañana son habitualmente para la mayoría de los seres humanos, las mas activas desde el punto de vista fisiológico, especialmente cuando los niveles de cortisol (Hormona esteroidea, se libera como respuesta al estrés y a los ciclos de luz y oscuridad, entre otros) están todavía altos. Esto podría explicar los picos de mayor volumen de negocio al inicio de una jornada bursátil,  de igual forma la adrenalina también juega una papel fundamental, ya que puede liberarse en respuesta a la excitación del momento y provocar una mayor sinergia entre ambas hormonas. Esta situación no es la excepción sino la regla que de no ser controlada adecuadamente podría crear estados de confusión difíciles de gestionar. “Por lo tanto precisa el máximo de atención y trabajo”.

No todo el mundo vale para esto, la estructura del pensamiento del individuo que se adentra en este mundo es muy peculiar y nada tiene que ver con un flujo racional cuadriculado, aquí las cosas no son como en las matemáticas, no tienen nada que ver con valores absolutos sino con nuestra propia capacidad para adaptarnos a situaciones de cambio constante. La elasticidad de nuestra mente y la manera en que la combinemos con nuestras emociones serán posiblemente la clave del éxito.