• Create an account
    *
    *
    *
    *
    *
    *
    Fields marked with an asterisk (*) are required.

Artículos

Justificación

Los inversores más experimentados reconocen al inicio de una sesión cuál es el lado de la cuerda que mas decisión tiene, y entienden que es muy probable (al margen de los vaivenes del día) que continué así durante los momentos claves del resto de la sesión. La intuición y el pensamiento emocional son fundamentales, pero esto solo se adquiere con la experiencia de muchos años de trabajo y estudio.

Los momentos de agitación fuertes del día son relativamente fáciles de identificar, ya que son personas en su mayoría (también hay sistemas informáticos que operan por si solos) las que están dibujando el desarrollo de la jornada ,y como tal, tienen costumbres y comportamientos iguales que las de cualquier otro ser humano; desde primera hora de la mañana hasta el final de la jornada es normal seguir una serie de pasos, una secuencia de acciones que con el tiempo se transforman en hábitos. Si además de todo consideramos la actitud como instrumento decisorio, podríamos llegar a condicionar nuestra manera de proceder durante el resto del día.

Fotolia 36275456 XSVisto de otra manera, si el punto de partida estaba gobernado por una sensación de apatía o poca motivación, el motor de buena parte de nuestras acciones tendría como base dicha emoción; tal es que si nos viésemos obligados a participar de una situación, cuya exigencia fuese mayor de lo habitual, lo mas probable es que la fuerza necesaria para llevar a cabo ese proceso fuera en consecuencia insuficiente. Por eso, es fundamental conocerse a si mismo lo suficiente como para identificar estos comportamientos a tiempo, antes de enfrentarnos a los cambios y adversidades que el escenario en cuestión nos demanda.

En condiciones normales, lo que se ha mencionado suele suceder en la mayoría de los casos, salvo que ocurra algo sustancialmente relevante, capaz de romper con la rutina del cuerpo y la mente, que a su vez provoque un cambio en nuestro estado basal y transforme de forma temporal nuestra manera de actuar. Como ya se ha mencionado anteriormente, el desempeño global dependerá del punto de partida desde el cual se generó la energía inicial, tan fuerte y poderosa que cualquier estímulo ajeno a esa voluntad terminara como un mero hecho poco trascendental; recordemos el ejemplo de los dos equipos tirando de la cuerda en direcciones contrarias, ambos con una misma finalidad, arrastrando al contrario a su terreno. Éste es el punto máximo de actividad que tendría esa jornada seguramente, pero alguno de los dos lados obtendría lo que desearía, ya sea porque cuente con esa actitud de la que hablábamos antes o porque estuviera más decidido y así lo pensarían el resto de sus integrantes. En este momento es cuando se definiría el más fuerte, el que seguiría teniendo la misma contundencia durante los momentos claves del resto del día. En estos momentos es cuando realmente se ganaría o se perdería todo.